La incorporación de flúor al cuerpo tiene efectos beneficiosos y negativos: Reduce la incidencia de caries dentales y provoca fluorosis del esmalte y los huesos después de una exposición prolongada.

La caries dental es causada por los ácidos que se producen cuando las bacterias que se encuentran en la placa dental localizada sobre la superficie de los dientes metabolizan azúcares.